Tecnica y Seguridad en Montaña
Inicio Foro de montaña Rutas Sistema Central Seguridad en Montaña Técnica en Montaña Material de Montaña Meteorología de Montaña Extras
Inicio -- Seguridad y Técnica en Montaña
Tecnica y SeguridadRutas
http://www.sistemacentral.netInicio
Rutas de MontañaÍndice de Rutas
NORMAL A PEÑA LA CABRAArt. Nº 46
Foro Montaña
Artículos de Montaña
Tecnica y Seguridad en Montaña
NORMAL A PEÑA LA CABRA
NORMAL A PEÑA LA CABRA
Horario: 2:45 horas
Desnivel de Subida: 198 m
Desnivel de Bajada: 198 m
Distancia Recorrida: 8,1 km
2222
Tiempo Estimado según criterio MIDE, con paradas, IDA y VUELTA, para montañero nivel medio.
1.- El medio no está exento de riesgos.
2.- Hay más de un factor de riesgo.
3.- Hay varios factores de riesgo.
4.- Hay bastantes factores de riesgo.
5.- Hay muchos factores de riesgo.
1.- Caminos y cruces bien definidos.
2.- Sendas o señalización que indica la continuidad.
3.- Exige identificación precisa de accidentes geográficos y/o puntos cardinales.
4.- Exige navegación fuera de traza.
5.- Navegación interrumpida por obstáculos que hay que bordear.
1.- Marcha por superficie lisa.
2.- Marcha por caminos de herradura.
3.- Marcha por sendas escalonadas o terrenos irregulares.
4.- En algún tramo se precisa del uso de las manos. Trepadas hasta grado I+ UIAA.
5.- Se requiere el uso de las manos para la progresión Trepadas hasta grado III+ UIAA.
1.- Hasta 1 hora de marcha efectiva.
2.- Más de 1 hora y hasta 3 horas de marcha efectiva.
3.- Más de 3 horas y hasta 6 horas de marcha efectiva.
4.- Más de 6 horas y hasta 10 horas de marcha efectiva.
5.- Más de 10 horas de marcha efectiva.
Más Información sobre el M.I.D.E.?
Grado U.I.A.A.: F

Si hay una montaña en Madrid que combine facilidad, ambiente y  vistas, esa  es Peña La Cabra.

Como ya dijimos en el foro, es la que, a mi modesto entender, mejor relación  calidad-precio tiene en la zona de Madrid. Claro es, suponiendo que la calidad sea el espectáculo y el aspecto, y el precio el esfuerzo a invertir y los riesgos a correr. Quizá se le pudiera comparar en eso con Peña Valiente, pero La Cabra es como más montañera. Como más salvaje.

Planteemos un escenario, como dicen los políticos: Un buen día charlando con un amiguete que nunca ha estado en esto de la montaña, le hablamos con entusiasmo de las excelencias que tiene este deporte, de lo sano que es, de lo que te diviertes y esas cosas. El amiguete pone cara de no entender para qué demonios echamos los bofes subiendo a una montaña, pasando frío o calor, penalidades varias y jugándonos la pelleja entre los riscos, si llega el caso. No obstante, se encuentra receptivo a pasar por la experiencia, siempre y cuando la cosa sea fácil y descansada. Además, llevaría niños, porque ya sabemos que la vida con enanos es distinta, y él es un padre responsable, etc. Por si fuera poco, a su santa esposa o compañera como que no le apetece hacer esfuerzos de éstos.

Son de esa gente que incluso llegan a creer que en la cima del Almanzor, pongamos por caso, tendría que haber un chiringuito en el que sirvan raciones de patatas bravas y vermut de grifo. Asimismo, opinan que los caminos de montaña deberían poseer dos carriles en cada sentido y carril de aceleración. 

Y a  pesar de eso nos dicen, como sin gana: "hombre, pues algún día tendríamos que hacer una rutilla de esas que os hacéis vosotros, para ver que es.". Naturalmente, no le metáis en La Cuerda Larga, ni la Integral de La Pedriza o el Canchal de La Galana. Si lo hacéis, o se vuelven a la primera o se acuerdan de vuestros antepasados, por no decir que os mentan la madre.

Para eso, ni lo dudéis: Peña La Cabra. La montaña agradecida. La montaña en oferta, buena, bonita y barata. Y por si fuera poco aquí al lado.

Para llegar a Peña La Cabra desde Madrid, no hay más que tomar por la A1, salirse en Buitrago, y en dirección Gandullas, y pasado éste, llegar hasta Prádena del Rincón. En el mismo pueblo, a la derecha, está la desviación a La Puebla de La Sierra, que tomamos y que nos conduce hasta el Puerto de La Puebla, donde dejamos el coche.

Antes de empezar, las consejas:

- Ascensión muy fácil y andadera. Sin peligro de ninguna clase.

- No hay agua en todo el camino, pero tampoco hace mucha falta.

- No hay transporte público

- Hay cobertura telefónica en toda la subida.

- No obstante, en invierno, dependiendo de las condiciones atmosféricas, puede hacer mucho frío. Atención al hielo en la última parte, que lo hay, pero como mucho problema daremos con nuestros huesos en tierra (o en piedra, que es peor), pero no nos despeñaremos. Con estas condiciones, crampones y piolet, que nunca sobran en invierno

- Asimismo, puede hacer mucho viento. En el anterior invierno tuvimos que darnos la vuelta, porque en el collado el viento no nos permitía mantenernos de pie.

Descripción Detallada de la Ruta:

Una mañana de primavera del mes de mayo decidimos que teníamos el día vago. Se estaba la mar de calentito en la cama y como que no apetecía madrugar, así que nos levantamos tarde. Nos apretamos una de churros y otra de porras en el bar de abajo para celebrar el día mundial sin colesterol.

A las 11 de la mañana ponemos rumbo a Peña La Cabra, porque adónde íbamos a ir a esas horas y en esas condiciones.

Dejamos el coche en el mismo Puerto de La Puebla (1.636 mts), en donde buenamente podemos, pues está hasta los topes (es decir, 6 coches, más o menos). Nos echamos a andar por el camino que sale a la derecha de la carretera, según el sentido de subida al puerto (hacia el sur, o sea), que si pillamos el de la izquierda, nos vamos al Porrejón, que es parecido, pero menos galano.

Es posible que en la excursión veamos personajes de toda laya y condición, incluidos abuelos provectos, niños de pecho, bakalas, y hasta registradores de la propiedad. Pero eso no nos debería importar. Los sitios como éste es lo que tienen.

Al principio, el camino va casi llanito y entre árboles, y pronto llega hasta unas antenas de telefonía y empieza a empinarse  un poco. Nos encontramos unos corrales con unas cabras domésticas (foto 1). Lógico, con este nombre, lo raro sería encontrarnos con mamuts. Seguimos subiendo ligeramente y nos metemos en una pedrera incómoda y algo incómoda de caminar, pero tranquis, que no hay más hasta la misma cima. Decídselo al amigo ese que ha venido hoy, que es verdad de la buena.

Subimos un poquito, y tras pasar una brecha, nos plantamos en el Cerro Portezuela, algo pedregoso (1.710) mts., desde el que ya se ve nuestro destino final.

Atravesamos ahora un pequeño collado, y vemos con claridad, al fondo, la oronda mole de Peña La Cabra (foto 2). Es posible que el amigo que viene con nosotros, con las zapatillas Reebok y una parka Timberland que se acaba de comprar en las rebajas, como que se acojone un poco al verla. Pero nada, insistid en que es solo el aspecto, que perro ladrador poco mordedor.

Casi llaneamos por el citado cordal, y a través de un camino en estupendo estado nos aproximamos poco a poco a la montaña. Nos encontraremos a la izquierda, al borde del camino, una especie de cabaña de madera, parece que refugio de cazadores, y ya teniendo siempre a la vista el objetivo final. A la derecha del cordal, vemos los pueblos del valle del río Madarquillos, Prádena, Montejo, Horcajuelo. lo que antes se llamaba la Sierra Pobre y ahora ya no. Por suerte.

Al pasar por el herboso collado de la Tiesa, (joé, el nombrecito) tenemos que dejar la pista que llevamos, y desviarnos hacia la derecha por un sendero algo borroso, (foto 3) pero muy llano y andadero. No obstante, no hay ninguna pérdida, siempre tendremos enfrente Peña la Cabra. Y si hay mucha niebla, no hay cosa, porque el amigo del gorro Adidas ya se habría vuelto. Y seguramente nosotros también.

Pasamos por la derecha (o por la izquierda, no hay problema) una peñas que nos dejarán en la ladera oeste. Hay como una canal de hierba, bastante ancha, que sube pronunciadamente. Desde aquí, veremos hacia abajo, La Puebla de La Sierra.

Ya tenemos justo enfrente el coloso (foto 4). Bueno, colosito. Pero la verdad, verdad de la buena, es que aparenta bastante. Un cono pedregoso, abrupto y oscuro que aparentemente va a requerirnos algo de esfuerzo. (foto 5).

Pero no, cuando llegamos al collado (sitio lógico para acometer la última subida), nos damos cuenta de que ni es tan empinado ni tan abrupto. Es que nos pillaba un poco abajo. Si nos fijamos en la foto 5 veremos que hay una mancha de nieve. Si también la hay cuando subáis, al amigo de las Adidas, a su mujer, y a los niños que vendrán con anorak de Carrefour recién estrenado, y mochila del Cola Cao, les podéis decir que se trata del famoso Glaciar cuaternario de Peña La Cabra. Y quedáis como reyes.

Bueno, que el caso es que la cumbre se puede atacar casi por cualquier sitio, pero justo hacia el borde derecho del susodicho glaciar, tal como le veis en la foto, hay unos pequeños hitos que apenas se distinguen por pequeñajos y porque se mimetizan. Pues por ahí es el mejor camino. De todas formas, vale por cualquier otra parte, ya os digo.

En 10 minutos llegamos a la cumbre y tocamos el vértice geodésico (1.834 mts). Y entonces es cuando nos enteramos de lo que es esta peña. El mejor balcón de esta parte de la sierra, con unas vistas de 360 º que dejan estupefacto. Y es lo mismo alargar la vista que dejarla en las proximidades. Igual de impresionante. Estamos muuuy contentos y miramos mucho. (foto 6)  (foto 7).

Para que contar lo que se ve, si se ve todo. A nuestros pies, vemos La Puebla de la Sierra (foto 8) en el cerrado valle que sale hacia El Atazar. Por cierto, que ahí se ven las rutas para bajar a La Puebla. Casi me quedo, ahora que la vuelvo a ver, con la del compañero Antonio, rodeando esos pinos de repoblación que se ven a la izquierda.  Enfrente, La Tornera (foto 9).

Hacia el este, y exactamente a nuestros pies, los Canales de Peña La Cabra (foto 10) (foto 11), que eso ya es otro cantar, así a ojo, 1.000 mts. de desnivel con una pendiente de órdago. Y hacia el norte, el cordal de La Pinilla, detrás del Cerrón. (foto 12) El Ocejón (como no), perfectamente visible (foto 13). Las nubes hacen que desde el vértice el color y la luz cambien constantemente(foto 14) (foto 15).

A estas alturas, si el amigo de las Reebok tiene algo más de sensibilidad que un poste, estará maravillado. Y si no, es que está perdido para la causa, y mejor que se dedique a otra cosa.

Agradecidos a esta generosa montaña, a la que han puesto un nombre tan feo, nos volvemos por el mismo sitio hasta el coche, no sin antes comentar con el suprascrito amigo que esto del montañismo es muy, pero muy,  pero muy fuerte, o sea.

Ah, por cierto, en La Puebla hay un restaurante decentillo. Y Montejo está cerquita, con sus chuletones y sus cojonudos (o como se diga). No desaprovechemos la ocasión, compañeros.

Volveremos muchas veces, querida Peña.

FRANCISCO ROMáN GONZáLEZ.
(francisco) en el Foro de Sistema Central.
Indice Ascensiones y Rutas Imprimir Artículo Inicio
 Refugio Victory
Imágenes

Foto 1 Zoom+


Foto 2 Zoom+


Foto 3 Zoom+


Foto 4 Zoom+


Foto 5 Zoom+


Foto 6 Zoom+


Foto 7 Zoom+


Foto 8 Zoom+


Foto 9 Zoom+


Foto 10 Zoom+


Foto 11 Zoom+


Foto 12 Zoom+


Foto 13 Zoom+


Foto 14 Zoom+


Foto 15 Zoom+
Sistema Central      Foros de Montaña      Rutas      Seguridad      Técnica      Material      Meteorología      Información Útil      Enlaces
  |   Bienvenida   |   Aviso Legal   |   Contactar WebMaster   |   @ Sistema Central   |