Enviar a un amigoImprimir








 
Descubrir la Sierra
Senda Ecológica de Canencia: Un jardín botánico en la naturaleza Ver más Rutas

Información sobre los municipios del reportaje:
Bustarviejo
Canencia

 
En Bustarviejo

Hostal Mirasierra

Albergue Valle de los Abedules

Camping El Valle

Posada de Bustarviejo

El Rincón del Abuelo

-

La Placetuela

En Canencia

Alojamientos Rurales «Las Eras»

El Molino de la Horcajada

Chalet El Portalón

-

Colorines

 
En Bustarviejo

Hostal Mirasierra

Albergue Valle de los Abedules

Restaurante La Braña

-

La Pizzería de Bustarviejo

-

La Boina y el Bombín

-

La Fuente del Collado

-

Asador Mirasierra

-

Bar-Restaurante Mirasierra

-

El Asador de Bustarviejo

En Canencia
-

Restaurante Asador de Canencia

-

El Chigre de Canencia

 
En Bustarviejo

Albergue Valle de los Abedules

 
En Bustarviejo
-

Bar La Estrella

-

La Taberna

-

Bar Sol

-

Bar-Restaurante Mirasierra

En Canencia
-

La Borrachería

 
En Bustarviejo
-

La Alhacena Medieval

 

Esta ruta permite contemplar la variedad y riqueza de la flora serrana además de constituir un excelente paseo en plena naturaleza. Es muy sorprendente la gran cantidad de árboles y arbustos que se encuentran. Abedules, tejos, acebos, brezos, pinos, robles e incluso ejemplares de Abeto de Douglas están presentes en los 6,5 kilómetros del recorrido, que presenta poca dificultad, y que comienza y termina en el Puerto de Canencia.

Ampliar plano de la ruta Recorrido recomendado para senderismo
  • Distancia Madrid-Punto de inicio: 58 km.
  • Acceso a punto de inicio: Para llegar al Puerto de Canencia se puede acceder por la M-607 (Ctra. de Colmenar Viejo), hasta el desvío hacia Soto del Real, donde se continúa hacia Miraflores de la Sierra. Allí se toma la carretera hacia Canencia, por donde se pasa por el Puerto de Canencia, inicio de la Ruta. El acceso desde la Sierra Norte es vía A-1 (Ctra. de Burgos) hasta Lozoyuela, donde se toma la M-604 (Ctra. Rascafría), y más adelante se coge el desvío a Canencia, pasado el pueblo la carretera conduce hasta el Puerto de Canencia.
  • Transporte público: Autobús: Desde Madrid (Pza. Castilla), las líneas 194 y 195 (Continental Auto) llegan hasta el pueblo de Canencia y la 725 llega a Miraflores de la Sierra.
  • Duración de la ruta (aprox.): 2 horas (puede alargarse dependiendo de la observación de la naturaleza)
  • Distancia aproximada: 6,5 km.
  • Dificultad: Fácil. Con un desnivel, suave, de 175 metros.
  • Recomendaciones: Es una ruta cubierta por los árboles en la mayoría de los casos, con casi totalidad de sombras. En invierno puede encontrarse hielo en las cercanías de los arroyos.
  • La ruta empieza en el mismo Puerto de Canencia a 1.524 m. de altitud Ver foto del punto 1. El vehículo se puede dejar en alguno de los amplios márgenes que existen junto a la carretera o en un espacio de aparcamiento que existe en el Área Recreativa Ver foto del punto A, a unos 300 m. a la derecha. A, aproximadamente, 150 m. de la señal del puerto, a la izquierda, hay que tomar una Pista de Servicio Ver foto del punto 2, junto a la que se encuentra la Fuente del Hornillo Ver foto del punto 3. Continuando la Pista se llega a una barrera Ver foto del punto 4 que hay que pasar por la puerta lateral y que continúa el camino con una ligera pendiente. Unos 300 m. después se encuentra una señal Ver foto del punto 5 que indica la senda que conduce a un Chozo Pastoril Ver foto del punto 6 donde se puede observar la sencillez de su construcción y su utilidad como pequeño refugio. Desde aquí es posible volver por la misma senda o continuar por otra, en paralelo a la pista y que sale pocos metros después a ella.

    Continuando la pista, envuelta entre pinos silvestres (pinus sylvestris), se llega en torno a otros 300 m. después al Mirador del Norte Ver foto del punto 7. Junto a una señal, que lo indica perfectamente, se encuentra un pequeño balcón con un banco de madera desde donde se puede disfrutar de la vista que permite ver el cortafuegos que en ese punto se trazó. La pista gira hacia la izquierda y desde ahí se ve otro panel indicador Ver foto del punto 8 donde se exhibe un plano sobre rutas y junto a él un sendero desciende a través de unos escalones, por donde se realizará el retorno. Continuando por la pista, a unos 200 m., se ve entre los pinos ejemplares de Abeto de Douglas Ver foto del punto 9 (pseudotsuga menziesii), con ramas más caídas y agujas flexibles y de color verde oscuro que, aunque no es originario de la zona, fue plantado de manera experimental con fines forestales.

    Llegando a un claro entre los pinos, existe una bifurcación Ver foto del punto 10, sale un camino a la izquierda y en ligero ascenso, que es el que hay que seguir, y otro a la derecha que desemboca en un vallado. A partir de entonces se puede ver el albergue El Hornillo, que en la última actualización de este reportaje permanece cerrado por obras. Frente al edificio, junto al cartel indicador de El Hornillo Ver foto del punto 11 se abre el vallado pudiendo acceder al recinto. Para continuar el camino hay que pasar entre el edificio y el merendero techado que hay junto a él para seguir por detrás del albergue. Otra opción es bordear el vallado, hasta un monolito de piedra Ver foto del punto 12 al que se llega por ambos caminos y que indica el inicio de la “Senda Ecológica”. A partir de este punto se sigue un sendero perfectamente marcado que se introduce en un bosque de pinos, en el que existen especies no habituales y propias de otras latitudes, y que aquí se conservan desde los periodos de clima más frío, en los que se daban especies del centro y norte de Europa como es el abedul y que han dejado muestra de su historia vegetal. Además, el paseo viene acompañado de una banda sonora de pajarillos que cantan. Los primeros ejemplares de Abedul Ver foto del punto 13 (betula alba) se encuentran nada más entrar en el bosque. A la izquierda del sendero hay cuatro ejemplares de gran tamaño, dos casi juntos en primer término y otros dos unidos en la base de su tronco en segundo término, que se pueden distinguir por sus troncos plateados, aunque llenos de estrías negras, dada su edad, y sus hojas romboidales dentadas. Continuando el sendero a través del bosque se pasa algún que otro claro que deja el paso a matorrales como el brezo (erica arborea). Tras unos 500 m. desde el Albergue, el sendero comienza a ser algo más pendiente y a ser ocupado por alguna piedra y raíces, además el roble o melojo (quercus pyrenaica) comienza a acompañar en el camino que conduce hasta el Arroyo de la Casita, preámbulo del Arroyo del Sestil, lugar al que se llega 150 m. después. En este punto, entre la vegetación, se ve una considerable rampa de piedra, sobre la que al discurrir el agua, da lugar a la Chorrera de Mojonavalle Ver foto del punto 14, que se contempla desde el Mirador de la chorrera, tras subir una pequeña escalinata, que parte junto a un nuevo cartel indicador.

    Después de una pequeña parada para contemplar la chorrera (las épocas más propicias son los días más fríos del invierno, que puede verse helada; y la primavera, que cuenta con abundante caudal), el camino gira bruscamente y continúa descendiendo entre pinos, robles y abedules durante algo más de 600 m. hasta llegar a un cruce de senderos Ver foto del punto 15. En este punto se debe continuar por el que desciende a la izquierda y que vuelve al curso del Arroyo del Sestil. Después de 200 m. se llega de nuevo al arroyo, lugar donde los pinos, robles y abedules compiten en altura. Se debe cruzar el arroyo a través un pequeño puente formado por una losa de piedra, tras el cual y ante una nueva bifurcación Ver foto del punto 16 se toma el sendero que discurre junto al arroyo, dejando a un lado el que asciende por la izquierda.

    Siguiendo el sendero junto al río por el margen izquierdo, tras unos 200 m. se llega a un nuevo puente, formado por varias losas de piedra, que conduce a la orilla derecha del arroyo. Desde este punto se pueden observar fácilmente los primeros ejemplares de Tejo Ver foto del punto 17 (taxus baccata). Justo frente al puente, mirando hacia la derecha, es posible distinguir (gracias a su característica forma piramidal) dos pequeños ejemplares unidos en su base, y a la izquierda, rodeado de abedules, existe un ejemplar de mayores dimensiones.

    Continuando el sendero se llega a una barrera, que impide el paso de vehículos, y tras ésta se alcanza la carretera que une Canencia con Miraflores Ver foto del punto 18, la M-629. En estos últimos metros del sendero, es posible contemplar varios ejemplares de Acebo (ilex aquifolium), algunos de gran altura, donde se observa que las hojas inferiores son espinosas y las más altas lisas.

    Una vez en la carretera, se camina con precaución durante unos 300 m., en dirección al puerto (sentido de subida, por la derecha). Se llega hasta un pequeño ensanche Ver foto del punto 19 donde pueden aparcar un par de coches y donde parte un pequeño sendero que conduce hasta una baliza de madera con marcador amarillo, que puede verse, con un poco de atención, desde la misma carretera. Desde la baliza, junto a un acebo con doble tronco, parte un sendero a la derecha Ver foto del punto 20, en ligera pendiente, por donde se prosigue por un camino con gran abundancia de acebos. Después de unos 650 m. se llega de nuevo al cruce de senderos Ver foto del punto 15, frente al camino que procede de la chorrera. En este punto se debe tomar el sendero que sube hacia la izquierda, el cual, tras algo menos de 900 m., y un zigzag, desemboca en la pista inicial junto al panel indicador con planos de rutas Ver foto del punto 8, que continuando por la izquierda conduce hasta el punto de inicio en el Puerto de Canencia.

    Para aquellos que quieran evitar el último tramo (desde que se abandona la carretera), aun dejando de ver los mejores ejemplos de acebo, se puede continuar el camino a través de la carretera, tomando las debidas precauciones con el tráfico (que no es muy abundante), ya que se ahorra algo más de 500 metros de camino, por un firme más cómodo y menos pendiente.

    Área recreativa
    En pleno Puerto de Canencia, dentro del municipio de Canencia y bordeando el de Bustarviejo, existe un Área Recreativa de uso público Ver foto del punto A, a 1.524 metros de altitud. Entre bosques de pinos y robles, principalmente, se extienden aproximadamente cinco hectáreas de pradera acondicionadas para el uso público con servicios como fuentes, mesas, aparcamiento y juegos infantiles, además de espacios acotados para barbacoas portátiles. Este lugar, punto de inicio de la ruta propuesta, es ideal para pasar una jornada al aire libre en un lugar fácilmente accesible.

    La importancia ecológica
    Al sendero propuesto, además de lo agradable que puede resultar el paseo, junto a la espectacularidad visual, le dan una mayor importancia las especies vegetales que se pueden encontrar. Dada su ubicación en una ladera sombría, orientada al norte y con la humedad de numerosos arroyos, ha permitido que se conserven especies más propias de zonas frías y húmedas y nada habituales en la Comunidad de Madrid. La más característica de todas ellas es el Abedul Ver foto del punto B (betula alba), caracterizado por su corteza blanca plateada y lisa, aunque en los ejemplares más viejos aparecen numerosas grietas. Sus hojas son caedizas, de forma rómbica o triangular, y muy dentadas. En España, es una especie propia del norte ya que requiere suelos húmedos y soporta temperaturas muy bajas, por lo que en estas latitudes han ido desapareciendo con la sequedad y quedan escasos lugares donde se pueden contemplar. Otra de las especies más llamativas son los Acebos Ver foto del punto C (ilex aquifolium), famosos por su ornamentación navideña, y especie protegida dada la depredación que este hecho supuso. Aunque es habitual como arbusto, puede llegar a los 10 m de altura. Sus hojas son perennes, brillantes y con dientes espinosos, y cuentan con unos frutos en forma de bayas redondas de color rojo. Otra de las especies mas singulares son los Tejos Ver foto del punto D (taxus baccata), una conífera de forma cónica con agujas anchas y planas color verde muy intenso y envés verde amarillento. Su tronco es corto y robusto con corteza anaranjada que se desprende en láminas. Es habitual encontrarlo en zonas sombrías y con humedad aunque pueden vivir al sol, además de resistir temperaturas frías. Más habituales son el Roble o Melojo Ver foto del punto E (quercus pirenaica) muy frecuente en la Sierra y propio de altitudes medias, con tronco robusto y gran altura, muy característico por sus hojas lobuladas y sus frutos en forma de bellota. El Pino Albar o Silvestre Ver foto del punto F (pinus sylvestris), de gran altura y corteza rojiza, cuenta con agujas cortas, verdes y agrupadas de dos en dos. Dentro de las coníferas existe varios ejemplares junto a la pista que conduce a El Hornillo de Abeto de Douglas Ver foto del punto G (pseudotsuga menziesii) con mayor porte, ramas colgantes y agujas de color verde más oscuro que los pinos. Este abeto, aunque no es propio de la zona, fue plantado experimentalmente para valorar su eficacia forestal.

    Canencia
    Canencia es una población situada en plena Sierra Norte de Madrid, con poco más de 400 habitantes, y que mantiene el espíritu rural y de montaña. Famosa por el puerto al que da nombre, Canencia merece un paseo por sus calles para comprobar la riqueza arquitectónica que ha dejado en sus calles el paso de la historia.
    Ejemplo de ello es la Parroquia de Santa María del Castillo Ver foto del punto H, catalogada como de Interés Nacional. Se trata de una Iglesia gótica, del siglo XV, cuya planta original tenía una nave central, dos laterales, un crucero y un altar mayor que fue destruido en la Guerra Civil. Hoy día, conserva una capilla lateral, el púlpito, una pieza de estuco de estilo Cisneros y restos, en la capilla mayor, de la bóveda de crucería.
    También es recomendable visitar el Potro de herrar Ver foto del punto I -donde se herraban caballerías y bueyes de labranza- que ha sido reconstruído según su antiguo uso.


    Últimas actualizaciones del reportaje (textos y fotografías)
    Diciembre 1997 / Junio 2005

    Imprimir
    Volver al inicio de sierranorte.com   Contacta con sierranorte.comVolver al inicio de sierranorte.com
    © TurMedia Turismo, S.L. (Aviso Legal)  1997-2008
    Sierra de MadridTierra Tragame, Revista de Viajes