RUTA nº 4

Casa Eulogio
(Rivas-Vaciamadrid)

 

LOCALIDAD: RIVAS-VACIAMADRID

DISTANCIA:

• Del puente junto al caserío Casa Eulogio a la Presa del Rey: 5.500 m.

TIEMPO ESTIMADO:

• 3, 5 horas de paseo tranquilo (ida y vuelta).

DIFICULTAD: baja

Nota: para la visualización de anátidas se recomienda la visita entre diciembre-febrero.

Croquis de la Ruta Casa Eulogio

Los cantiles de La Marañosa y el tramo bajo del Manzanares son, para muchos el auténtico corazón del Parque Regional del Sureste. Se trata de una zona transitada muy especialmente por paseantes que gustan de disfrutar de un recorrido tranquilo, aislado de ruidos y molestias.

La ruta es tranquila, de esfuerzo muy moderado De
hecho es un tramo óptimo para hacerla en bicicle-
ta, y así lo hacen muchos de los que se acercan a esta zona desde el cercano barrio de Perales del Río. Por los rigores del calor, incrementado por el efecto de la humedad de la zona, no recomendamos su visita en las horas centrales del verano. Todo el paseo se realiza por un camino de tierra en buenas condiciones, sólo hay un pequeño escollo que rompe la uniformidad del firme, se trata de los restos del desprendimiento de un bloque del cantil que se produjo hace algunos años en una zona del tramo final, pero no hay que preocuparse se supera sin problemas. Debéis tener en cuenta que la vuelta se ha de hacer, por el mismo camino, en el punto final (la Presa del Rey) comienza una zona de circulación restringida incluso a los vehículos.

Comenzaremos el recorrido en el puente que da acceso a la finca agrícola de Casa Elogio. para llegar a este punto hay que llegar en coche (el camino, asfaltado, arranca de las inmediaciones de la gasolinera que hay en el desvío de la N-III a Rivas-pueblo) o andando/en bici desde la cercana estación de la línea 9 de Metro en Rivas-Pueblo. El puente se localiza con facilidad si seguimos el camino hasta sobrepasar el Centro Nacional de Protección Civil.

Una vez cruzado el puente tomaremos el desvío que se dirige a nuestra izquierda, camino que ya no abandonaremos hasta la Presa del Rey. Ya desde el mismo puente es posible contemplar la modificación artificial que se ha realizado en la ribera del Manzanares, una lamentable canalización que repite en varios tramos de la zona que vamos a recorrer. En los primeros dos kilómetros el paseo se realiza muy cerca del cantil, en algunos puntos con un desplome de casi 60 metros. En estas paredes de yeso y caliza hay gran número de oquedades, grutas y simas en las que encuentran cobijo una importante cantidad y variedad de especies, desde murciélagos hasta algunas de las especies más emblemáticas del Parque. Si somos observadores no será difícil localizar al tímido roquero solitario o a la collaba negra. Durante casi todo el paseo nos acompañará el parloteo constante de las grajillas y chovas piquirrojas, jugueteando o retando a algún depredador. Las primeras, mucho más adaptables y abundantes, las chovas pasan sin embargo por difíciles momentos al depender de una alimentación insectívora, exigente y vulnerable a los estragos de los fitosanitarios que se emplean en la agricultura de la zona.

Los cortados y la ribera del Manzanares albergan una gran densidad de vida silvestre, el conjunto es una especie de oasis que dá cobijo a plantas y animales que, en otras condiciones, no podrían sobrevivir en los meses más duros de calor. Los cantiles son una singularidad geológica muy interesante, formados a partir de la sedimentación que se produjo en la evaporación de enormes masas de agua ricas en sales (la Región de Madrid era en gran parte una zona pantanosa en el Terciario).

Tras la cerrada curva que forma la cuña de cantiles volvemos a divisar el Manzanares y un denso bosque de ribera que casi se confunde con el del Jarama, río que transcurre en paralelo al primero que recogerá sus aguas unos 300 m. antes de nuestro destino final (Presa del Rey). En la espesura cerrada de las riberas abundan el álamo blanco con el característico color claro de su corteza y el envés de las hojas, más alejado del agua los fresnos y gran variedad de plantas leñosas como zarzales, majuelos y rosales silvestres, entre otros. Este tramo del bosque de ribera se encuentra muy bien conservado salvo los tramos donde se han colocado escolleras artificiales o la actividad agrícola lo ha reducido a su mínima anchura. De sus ramas nos llegarán los trinos de ruiseñores, carboneros, tordales, lavanderas blancas y otras especies de paseriformes, además de algunas acuáticas en el cauce, si la época es propicia.

Una vez pasada la curva de cantiles, las cuestas que se divisan a nuestra derecha ascienden hasta la masa reforestada, con pino carrasco, de La Marañosa. Una zona en la que sobreviven ejemplares de gato montés y jabalí, aprovechando el amplio y reservado recinto del complejo militar de La Marañosa. Lugar donde todavía se realizan pruebas experimentales con artilugios explosivos que ha veces parecen sonar demasiado cerca. En las cuestas podréis divisar ejemplares de jabuna (especie leñosa y densamente ramificada, muy utilizada antaño en la preparación de jabones), el matorral yesífero más característico del Parque, y en los huecos que dejan sin colonizar aparecen tomillos, herniarias, esparto, albardín, y una interesante variedad de especies que pone en duda la aparente pobreza de estos suelos.

En el tramo final es posible una observación más detenida de ambos ríos, de la zona de unión y, justo antes, de la laguna de El Soto de las Juntas. Este último, un humedal estratégico que aporta nuevas especies y oportunidades de alimentación al conjunto. Lamentablemente ha sido objeto hace pocos años de aprovechamiento para depositar escombros. La llegada a la Presa del Rey nos permitirá contemplar dos novedades diferentes. En la margen derecha de la presa arranca la Acequia Real que traslada el agua a las áreas agrícolas de San Martín de la Vega y Ciempozuelos, estamos hablando de regar con agua del Manzanares un río extremadamente contaminado todavía. Cruzando, si nos lo permiten, por encima de la Presa se accede a la orilla opuesta donde divisaremos el lago principal de la finca El Porcal, pero será motivo de otra ruta (en este caso sólo potencial por tratarse de una finca privada).

Otras rutas por la zona (pulsar aquí: 1, 2)

Cantiles de La Marañosa

Cantiles de La Marañosa

Ribera del Manzanares

Ribera del Manzanares.


Esta página ha sido actualizada el miércoles, 23 de octubre de 2002